06 junio 2016

Eso del matrimonio es todo un caso

/*Recuperando Pensamientos*/
Cómo bien dicen por ahí “Todo lo bueno engorda, tiene grasa o esta casado” … Y es que recientemente me puse a pensar en esa disyuntiva que representa el contraer matrimonio,  puesto que para muchas personas hay más desventajas que ventajas.
Comencemos por la más obvia, la fidelidad,  si bien está debe llevarse a cabo desde que comenzamos una relación,  hay quiénes sienten “libertad” de salir con más personas o de tener amig@s estando solteros y sin compromiso quesque. Pero siendo sinceros,  ¿eso es un mero pretexto o es miedo a comprometerse? … Dadas experiencias,  conozco gente que cuando se divorcia parece burro en primavera. Sino estás seguro de ese paso, o tú pareja esta dudosa la lógica nos marca hablarlo o alejarnos ¿tú que haces?
La pérdida de independencia,  quién está muy acostumbrado a hacer las cosas sólo le cuesta trabajo compartir,  siendo sinceros, no es lo mismo unas horas al día que las 24 hrs de los 365 días del año por el resto de tu vida ja ja ja,  bueno entendieron el punto. Cuántas veces nos encontramos con personas que hasta para compartir sus pensamientos y sentimientos les es sumamente difícil,  ni que decir de planes a futuro. Porque eso de improvisar conforme a la situación en una situación formal no creo que sea lo más sano.
Los defectos, que más bien son las cosas que no nos gustan de la otra persona, parece simple pero los acarreando desde el noviazgo y sino se hablan pueden causar estragos en un matrimonio. Basta recordar frases de mamá y papá como “Tu papá era bien lindo de novios … Tu mamá no se enojaba de novios”, entre muchas clásicas frases. Gente casada dirá que eso se aprender a aceptar con el tiempo, pero hay “detalles” que se hacen cada vez más grandes,  un ejemplo sería el roncar,  díganme ¿estarían dispuestos a soportar a su pareja todas las noches de su vida con su concierto personal?
Otra más puede ser la falta de intereses comunes, ambos van en direcciones contrarias y hay punto de entronque, suena difícil pero en algún momento debe existir una meta en común, ya sea algo tan simple como un viaje hasta la educación de los posibles hij@s. Claro que aquí supongo que la relación es la tradicional,  nos conocemos, andamos y nos casamos; porque para las situaciones actuales de nos casamos porque tenemos un bebé no aplica y eso es harina de otro costal.
Otra muy común es casarse porque el tiempo y la sociedad lo desean, hay que preguntarnos cuantas veces hemos visto casos donde después de los 3 años ya todo mundo quiere “mole”, y no se diga si llevan más porque casi casi es pecado no matrimoniarse. Pero cabe resaltar que eso no es un chiste,  es una responsabilidad muy co$to$a, tanto en términos monetarios como sentimentales, además el durar mucho con una persona no siempre es sinónimo de amor y felicidad, hay muchos secretos de cama que hay que tomar en cuenta. Conozco relaciones que duran años y no más nada, pero eso sí,  conocen a alguien más y a no menos del año ya están en el altar. Como digo yo “Cada quién su cola”.
También no falta la típica persona que se cree no muy agraciada, entonces conoce a alguien y no l@ suelt@. Casos así muchos, tanto aguantan y su autoestima es baja, que resisten berrinches,  escenas, reclamos, insultos … y demás vejaciones que el poder sobre una persona les permite hacer. Para estos casos,  dar el salto a un matrimonio sería fatal, pero ahí si no hay milagros sólo terapia y amor propio,  para encontrar alguien que si nos quiera.
Hay más temas pero estos son los que creo más relevantes y los que me vienen a la mente durante mis viajes en el metro😛. Y dime ¿tú crees que en realidad sea un tema tan complicado?
¡Saludos!
/*Colaboración de un 7 de Febrero,2014*/

No hay comentarios.: