06 junio 2016

El valor de una lágrima

Dice la ciencia que las lágrimas son un líquido producido por el proceso corporal de la lagrimación para limpiar y lubricar el ojo. Pero desde mi punto de vista son la más pura demostración de emociones humanas. (Wikipedia)
Actualmente una lágrima tiene un poder enorme sobre nosotros,  ya que pueden ser de alegría,  tristeza o enojo. ¿Cuántas veces nos hemos enfrentado a ese deseo incontenible de llorar? Si bien son tan sinceras, que no todos merecen vernos derramarlas. Las causas pueden ser muchas, sin embargo;  aquí englobare sólo algunas.
Usualmente las lágrimas las relacionamos con acontecimientos tristes o dolorosos,  a todo aquello que nos aqueje. Las causas van desde la imagen de dos niños pidiendo limosna cosa que me pasó a mí, hasta la perdida de un ser querido. Curiosamente están aceptadas socialmente, no falta quién te demuestre muestras de apoyo y afecto, ¿ acaso será porqué nos vemos vulnerables?  ¿ O porque si lloras debe ser por algo que te lastimó? Eso lo comprobamos con situaciones curiosas,  si termina una relación parece “obligatorio” llorar, si se muere alguien lo “correcto” es armar escándalo en el funeral así como vestir de negro, si nos lastiman físicamente debemos llorar porque de seguro nos dolió. Qué afán de vernos como entes débiles y creer que las lágrimas deben ser por simples tristezas.
Las lágrimas de alegría son poco frecuentes,  ya que solemos relacionar las risa con este sentimiento, además de ser lo socialmente correcto. Sim embargo; es tanto el sentimiento que he visto a más de una persona llorar sobretodo en su boda. Una vez más invoco a mi  incredulidad y me cuestiono ¿es malo llorar de alegría?, más de una vez he escuchado ese típico “Pero ¿porqué estas llorando si deberías estar feliz?” y yo pienso ¿dónde dice que solo lloramos por dolor?. La alegría es uno de los sentimientos más positivos en nuestra vida, nos ayuda a vencer todas  nuestras barreras y a crecer espiritualmente. 
Estas son de ley, porque más de un@ las ha utilizado para fines meramente personales, las lágrima de chantaje, si esas tipo Doña Lucha personaje de Mara Escalante. A cómo son normales, las aplica desde l@s abuel@s hasta l@s novi@s. Cuantas veces no hemos visto esas “lágrima de cocodrilo” rodar por las mejillas a cambio de un capricho cumplido, un berrinche o hasta pa que no te corte el/la novi@. Lo malo es que menosprecia el valor de una lágrima y la somete a simples barbajadas de intereses propios, aquí si no hay sentimiento alguno, sólo afán de salirse con la suya y lograr su cometido, que en ocasiones consiste en lastimar al prójimo, entonces hay que pensarle dos veces antes de aplicarla, porque seguro te creen una vez pero más de dos no creo. Además, una lágrima es natural no forzada.
Estas últimas, a mi parecer son las que más impotencia dan, las de coraje, puesto que son resultado de una ira contenida y que sólo puede expresarse mediante el llanto. ¿Cuántas veces no te has encontrado en la situación de tener que aguantarte algunas palabras y en automático llegan las lágrimas? A mí no me gustan, ya que mucha gente gusta de hacer enojar a los demás por el solo hecho de verlos llorar y así demostrarse a sí mismos su “poder” sobre ellos. Además, creo que son las más dañinas por que sacar lo peor de uno que es el odio, la irá, el coraje … sentimientos que no nos aportan nada a nuestra vida diaria.
Como bien comentó la Dr. Rosa Argentina Rivas Lacayo en uno de sus talleres “Si no lloras ahora, después llorará tu cuerpo”, yo no digo que no lo hagamos, que no soltemos lágrimas, sólo los invito a la reflexión de cómo, por qué y por quién lloramos, ya que muchas de las veces no vale la pena malgastarnos emocionalmente por cosas que no lo merecen, o dime tú que piensas al respecto.
¡Buen fin de semana!
/*Colaboración de un 8 de Febrero,2014*/

No hay comentarios.: